Estaréis ya más que acostumbrados a oír la palabra “Minecraft” en boca de vuestros hijos o hijas, sobrinos o sobrinas e incluso alumnos o alumnas, ya que está muy de moda entre el mundo juvenil.

Muchos pensareis que se trata tan solo de un videojuego, pero las posibilidades que ofrece Minecraft van mucho más allá.

Para introducirnos en el tema, os contaremos primero en qué consiste Minecraft. Se trata de un videojuego independiente o de tipo “mundo abierto” basado en la construcción y la exploración. Las oportunidades que nos ofrece Minecraft son infinitas, ya que podemos crear nuestro propio mundo fantástico, personajes y demás, todo ello mediante el uso de bloques, rasgo característico de este juego. Además, esta construcción que puedes realizar de tu propio mundo, es totalmente libre, no tienes por qué seguir un camino concreto (a no ser que así lo desees), colocando y destruyendo bloques que son tridimensionales y que representan distintos elementos, sin duda, podrás crear casi todo aquello que imagines, algunos elementos estarán formados por tan solo un cubo, mientras que otros se tratarán de un conjunto de bloques (como por ejemplo, una cama).

Con Minecraft, nunca se crean dos mundos iguales, pues son creados mediante el uso de algoritmos, y cada vez que se comienza una nueva partida, se aparece en un mundo totalmente diferente; podrás recorrer el juego sin llegar nunca al final. Este hecho, lo convierte además en un videojuego dinámico que atrapa a todo aquél que juega.

La propia esencia del videojuego ya llama la atención. Los gráficos no son especialmente trabajados, ya que todo lo que nos presenta es pixelado, lo que da encanto al videojuego, y además no requiere disponer de un ordenador especialmente potente para poder jugar a él.

Para poder ir avanzando en el juego, tendrás que ir recogiendo materiales, construyendo nuevos objetos o mejorar aquellos que ya tengas, ya que este es uno de los principales objetivos de Minecraft, la exploración y el descubrimiento de nuevos elementos y posibilidades.

Minecraft ConMasFuturo

Para jugar a Minecraft, tienes distintos modos que os describimos brevemente:

Supervivencia: Se podría decir que es el videojuego como tal. Consiste en conseguir recursos y sobrevivir a los ataques enemigos.

Creativo: Nosotros ponemos las reglas del juego y podemos construir libremente.

Aventura: Este modo está destinado a aquellos jugadores que crean mapas para otros usuarios.

Modo espectador: Si nos matasen, no podríamos seguir jugando pero sí ver la partida.

Pues bien, como os hemos comentado, no es tan solo un juego, Minecraft ofrece también varias posibilidades educativas que en ConMasFuturo aprovechamos.

Estas son tan solo algunas de las razones por las cuales enseñar Minecraft en el aula:

  • Se aprende a gestionar recursos, un problema que además se nos plantea también en la vida real
  • Te adentras en el mundo de la programación
  • Su sistema de elaboración permite desarrollar la capacidad matemática
  • Geometría: el mundo de Minecraft, al estar hecho exclusivamente de cubos, las creaciones de un niño pueden asemejarse a otras formas. Además, las estructuras hechas con bloques también pueden ayudar a los niños a aprender las dimensiones
  • Por qué no, idiomas, ya que en el menú de opciones podemos seleccionar el idioma con el que jugar
  • Resolución de problemas, yendo de lo más grande a lo más pequeño
  • Y cómo no, la creatividad es uno de los puntos clave de Minecraft, llevando a cabo construcciones impresionantes

Por estas razones, y más, en ConMasFuturo optamos por enseñar programación con Minecraft en muchos de nuestros cursos y talleres, pues, los niños y niñas aprenden a la vez que disfrutan y se lo pasan genial jugando.