La programación no es solo cosa de mayores, eso es algo que en ConMasFuturo dejamos claro en todo momento, no hay más que ver a nuestros pequeños programadores de los cuales estamos tan orgullosos por las mejorías que hacen día a día. No dejan de sorprendernos, e imaginamos que a vosotros tampoco.

A priori, puede sonar como algo muy complejo e inabarcable para los niños/as y jóvenes, sin embargo, no es así. Para ellos puede resultar incluso más sencillo aprender materias nuevas, como es en este caso la programación y la robótica, e incluso, al tratarse de lo que podemos denominar como “nativos digitales” se desenvuelven perfectamente con las nuevas tecnologías y todo lo que ellas conllevan. Podríamos decir que la frase “nacidos con un pan debajo del brazo” se ha cambiado por la frase “nacidos con un móvil debajo del brazo”, exagerando un poco quizás la situación, pero en realidad, en cierta parte, si es así pues ¿no veis a niños muy pequeños ya jugando con el móvil de sus padres o madres o con tablets? Y muchos aún apenas saben siquiera hablar correctamente o caminar. Pues por qué no enseñarles a cómo realmente funcionan esas tecnologías y que a parte de un uso lucrativo le puedan dar un uso educativo. Hay que ver el lado positivo de las cosas y buscar la utilidad de ellas.

Si empiezan a interesarse por este mundo tecnológico desde pequeños, les puede resultar mucho más fácil que tratar de hacerlo siendo quizás más mayores, ya que de pequeños estamos más predispuestos a lo nuevo, todo nos divierte, y no lo vemos como una obligación, sino como una nueva oportunidad para hacer amigos y un nuevo entretenimiento. Como ya os hemos dicho en algunas ocasiones, en ConMasFuturo tratamos que la enseñanza no se vea como algo “obligatorio” y pesado, sino como pura diversión, ya que las técnicas que empleamos hacen del aprendizaje algo novedoso, interactivo y entretenido, que permite a los niños/as aprender sin apenas darse cuenta de ello mientras pasan un buen rato.

Además de así prepararles para su futuro, ya sea personal o laboral, aprender programación a edades tempranas ofrece una infinidad de beneficios que no se pueden dejar de lado, ya sean beneficios académicos, personales, sociales o profesionales; todos sin duda igual de útiles e importantes. Algunos de esos beneficios pueden ser: la mejora de la competencia matemática, de las notas en general, fomentar el bilingüismo tecnológico, aumentar la confianza, desarrollar la creatividad e imaginación, superar retos, favorecer la comunicación, promueve el trabajo en equipo, prepararles para un profesión de futuro, y un larguísimo etcétera.

Por estas razones, queremos seguir formando a nuestros pequeños programadores y a que cada vez más de vosotros os animéis también a tener pequeños emprendedores, pequeños programadores, en definitiva, pequeños genios, en casa. Sin duda, serán grandes profesionales el día de mañana.