Si el otro días os hablábamos de las leyes de la robótica, hoy os presentamos a Dash & Dot, dos robots educativos creados por la empresa Wonder Workshop que utilizamos en ConMasFuturo para iniciar a los niños y niñas en el mundo de la programación y la tecnología.

 

Dash & Dot están especialmente pensados para edades de 4 a 14 años (aunque todos podemos disfrutar de su compañía) y nos ayudan a potenciar algunas habilidades fundamentales para el siglo XXI como son la resolución de problemas, la capacidad organizativa o la toma de decisiones.  Su mayor ventaja es que son dos robots muy fáciles de usar, versátiles e intuitivos. Además, su gran ojo y diseño amigable invitan a querer acercarte a ellos y jugar. De esta forma, los chicos y chicas se inician en el mundo de la programación visual sin miedo y divirtiéndose en compañía de estos dos entrañables robots.

 

dashdotnino2 (FILEminimizer)

 

Dash & Dot son dos robots controlables a distancia a través de móviles y tabletas. Aunque lo ideal es tener a los dos androides, lo cierto es que podemos tener una experiencia muy rica sólo con Dash. Para el funcionamiento de los robots no necesitamos pilas, se carga mediante un microUSB y en el caso de Dash tiene una autonomía de unas 5 horas, mientras que la batería de Dot nos durará unas 3 horas. La apariencia de Dash engaña bastante porque su cuerpo esconde 3 micrófonos, 1 altavoz, diferentes luces LED, 3 sensores a distancia, 4 emisores de infrarrojos y dos receptores IR y Dot no se queda atrás, tiene sensores auditivos, oculares y altavoz. Emite divertidos sonidos y sus leds reaccionan dependiendo de cómo lo programes.

 

Para poder utilizar a Dash & Dot existen varias apps muy sencillas que se pueden descargar en el móvil o la tableta. Go y Path son dos de ellas y se utilizan para mover a los robots. Go es la más simple e incluye un mando táctil a modo de rueda con el que desplazar a los robots, también podemos cambiar los colores de las luces, hacer que mueva la cabeza y grabar nuestros propios sonidos para que Dash los reproduzca. Por su parte, Path está más centrada en el movimiento y podemos elaborar rutas con ella. Es una aplicación en la que nos encontramos diferentes retos que debemos superar para ir pasando de nivel.

 

Interfaz de Dash & Dot en una de las apps

 

Por último, existen dos apps mucho más pensadas en iniciar a los niños y niñas en el mundo de la programación. Se llaman Wonder y Block e introducen elementos y conceptos de la programación visual. En el caso de Blocky, es muy parecido a Scratch, aunque incluye puzles y la posibilidad de programar de forma libre.

 

No nos cabe ninguna duda de que Dash & Dot son los amigos perfectos para perder el miedo a la tecnología y coger el gusto a la programación. A vosotros, ¿qué os parecen? ¿Qué resultado os dan en vuestras clases?

 

Dash & Dot

Por: Clara Castaño Ruiz