En ConMasFuturo nos encantan los robots como Ollo, Bee-Bot y Dash&Dot y, por eso, os vamos a hablar de las leyes de la robótica. Como sabéis, un robot es un dispositivo reprogramable y multifuncional diseñado para mover materiales, piezas o herramientas, que puede realizar tareas que normalmente harían los humanos. Existen muchos tipos de robots que se pueden aplicar en diferentes tareas. Así, tenemos robots industriales, robots de servicio, robots de exploración, robots educativos y muchos otros. Los hemos visto muchas veces en el cine, el teatro, la literatura… y en la sociedad en la que vivimos están cada vez más integrados.

 

Tal vez no lo sabíais o tal vez sí, pero en 1942, Isaac Asimov, autor ruso de novelas de ciencia ficción e historia, escribió una serie de normas que debían cumplir los robots de sus novelas y cuentos, que luego se trasladaron fuera de la ficción. Las Tres leyes de la robótica aparecieron por primera vez en su relato El círculo vicioso (1942) que se desarrolla en el año 2016 y en el que Powell, Donovan y el robot SPD-13 son enviados a reiniciar una serie de operaciones en una estación minera en Mercurio. Asimov atribuyó las tres Leyes a John W.Campbell, otro escritor de ciencia ficción. Sin embargo, Campbell siempre defendió que Asimov ya las tenía pensada y que entre los dos lo único que hicieron fue redactarlas. Estas leyes surgen como medio de protección para los seres humanos en caso de que las máquinas se revelen.

 

1. Un robot no puede dañar a un ser humano ni permitir que eso suceda

2. Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los humanos, excepto cuando entren excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la 1ª Ley.

3. Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la 1ª o la 2ª Ley

 

Posteriormente, a estas Tres leyes de la robótica se incluyó la Ley Cero, también de Isaac Asimov y que aparece por primera vez en su obra Robots e Imperio a raíz de una discusión entre el robot R. Daneel Olivaw y el humano Elijah Baley. El humano pidió al robot que defendiera a la humanidad. Por tanto, las leyes de la robótica quedan estructuradas de la siguiente manera:

 

0. Un robot no puede causar daño a la humanidad o, por inacción, permitir que la humanidad sufra daño. Esta ley se cumple aun entrando en conflicto con las otras leyes.

1. Un robot no puede dañar a un ser humano ni permitir que eso suceda

2. Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los humanos, excepto cuando entren excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la 1ª Ley.

3. Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la 1ª o la 2ª Ley

 

En próximos post os hablaremos más en profundidad de algunos de los robots educativos que utilizamos en ConMasFuturo para nuestras clases y talleres.